Noticias

Regeneración ambiental de Aixerrota

30/01/2020

El Ayuntamiento llevará a cabo la regeneración ambiental de Aixerrota, mediante un proyecto para aumentar la zona del brezal atlántico costero

zona a regenerar

El Ayuntamiento va a desarrollar próximamente las labores para la mejora ambiental de la zona situada sobre el acantilado de Aixerrota, mediante la regeneración del brezal atlántico costero (Erica vagans), especie autóctona protegida. Estas tareas, que comienzan esta semana, tienen un presupuesto de 31.162 euros, de los que el Departamento de Medio Ambiente, Planificacion Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco aporta el 75%. El Consistorio, a través de su Área de Medio Ambiente y con el apoyo del Gobierno Vasco y el ente foral, viene realizando desde 2014 labores de regeneración ambiental de los acantilados de la zona de La Galea, enclave privilegiado de nuestro municipio, por lo que la actuación que se va a llevar a cabo en Aixerrota se entiende como una continuación de las acciones realizadas en La Galea, donde se está regenerando ya el brezal atlántico. El brezal costero constituye un tipo de hábitat escaso, delicado y de alta biodiversidad, que en las últimas décadas ha perdido gran parte de su extensión potencial como consecuencia de la acción humana.

La parcela en la que se va a intervenir cuenta con una superficie aproximada de 3.100 m2 y se ubica en las inmediaciones del molino de Aixerrota, entre la pista peatonal y el acantilado. Toda la zona, la que transcurre desde el arenal de Arrigunaga hasta el Fuerte y que abarca la parcela mencionada, tiene una superficie total de ocho hectáreas. Es un lugar muy transitado tanto por personas vecinas de Getxo como por habitantes del entorno, para pasear o andar en bicicleta.

Hábitat de interés y protegido

Desde el punto de vista de la cobertura vegetal y de los hábitats, en el conjunto de Aixerrota se diferencian cuatro zonas principales: pradera semi-natural, zarzal, brezal consolidado y lastonar (prado dominado por lastón, una planta gramínea de gran talla). Es precisamente, en esta zona de lastonar donde se sitúa la parcela objeto de la intervención. “Lo que se busca con la misma es ayudar a la franja de brezal consolidado a crecer y expandirse, a fin de que recupere el territorio potencial que ha perdido en las últimas décadas debido a la actividad humana. Se trata, además, de una zona protegida por la “Directiva Hábitat” de la Unión Europea”, ha explicado el concejal de Servicios Urbanos Ambientales y Calidad Ambiental, Joseba Arregi.

Los acantilados y brezales costeros de esta parte de Bizkaia alojan un cierto número de especies de flora y fauna endémicas, muchas de ellas catalogadas con algún grado de amenaza dado lo delicado y escaso de este hábitat. La existencia del mismo incide directamente sobre la supervivencia de especies como el halcón peregrino, el cernícalo, el cuervo, el roquero solitario, el mochuelo o la curruca cabecinegra. Asimismo, es muy adecuada para la presencia de una amplia lista de reptiles: desde el lagarto verdinegro hasta distintas especies de culebras, que ejercen un importante papel en la salubridad del ecosistema y el control de micromamíferos y grandes insectos. Además, añade Arregi, “con la recuperación del brezal pretendemos generar las mejores condiciones de vida para el sapo corredor (Epidalea calamita), clasificada como vulnerable en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas e incluida en la Directiva Hábitat europea. Esta especie se encuentra restringida a la zona de Azkorri y su expansión hacia la zona proyectada para la regeneración se considera, por parte de los expertos, de gran interés para la supervivencia de su población y la biodiversidad de la región”.

Actuaciones previstas

Tal y como se ha descrito, este proyecto innovador persigue contribuir a aumentar la extensión de la zona de brezal consolidado y para ello propone varias operaciones a llevar a cabo. La primera, dividir y proteger el área de intervención, mediante un vallado perimetral (con un sistema a base de postes de madera de acacia y una malla cinegética), que impida el paso de personas y animales domésticos al interior. Por otro lado, se realizará una plantación del brezal, en corros, en un 25% de la superficie total de actuación, con un triple motivo: para no desproteger toda la zona de regeneración; para que el propio lastonar proteja las plantaciones de las inclemencias meteorológicas durante los años de arraigue; y para poder concentrar al máximo la planta para lograr una densidad óptima de revegetación del brezal. En tercer lugar, se conservará una franja de protección junto al borde del acantilado en el que se da un predominio de zarza, para que no progrese en los corros citados. Y, por último, se colocará un panel informativo explicativo del proyecto entre la zona de intervención y el paseo.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +